martes, 7 de septiembre de 2010

Y acaso recuerdas alguna palabra de lo de anoche?

Parecías solo inclinarte hacia el silencio.

Cuando mis caricias ya no despertaban tu aliento

Mi calma rompió con la fricción.

Las miradas ya perdían el sentido,

La oscuridad rodeaba tu rostro.

Tu cuerpo.

Mi cama.

Qué sentido tenia abrir los ojos?

Qué sentido tenían las caricias?

Solo se encontraban nuestros cuerpos

Nuestras almas en otra habitación estaban.

Sueños.

Retozos.

Cuánta razón perdemos al dormir.

Cuanto sentido cobramos al dormir.

Realidades adyacentes

Murmuros de cannabis y hachís

Suspiros de humo

Esperanzas banas

Vigor sumiso

Piérdete de nuevo por favor

Entrelazados nuestros cuerpos encontraran una salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada