miércoles, 8 de septiembre de 2010

Mi alma suplicara en tu ausencia

y golpeare el cielo buscando tu respuesta.

Mi nombre será mi propio martirio

y dejare un aliento como promesa

Y al final mi tumba la sellara el silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada