jueves, 24 de junio de 2010

Parado en la orilla de este lago me doy cuenta de lo duro que ha sido el camino

Me doy cuenta de que he llegado a un lugar incierto

No tengo a donde ir

Y no tengo un lugar al cual regresar

Solo puedo estar parado aquí

pensando

observando

Bajo la superficie del agua veo mis errores

Tan claros

tan duros

tan míos

Miro el reflejo de un maldito

Su cara tan sufrida

sus ojos manchados

Lleva puesta una mirada que se pierde

No estoy seguro si ve el fondo del lago

el agua

las hojas suspendidas por encima

hasta parece que se va más al fondo de todo eso

y a veces, parece que viera algo que está justo en sus narices

Es una mirada tan fría

tan desierta

tan perturbada

tan mía

En la otra orilla

frente a mí

hay una pareja

Estaban ya antes de que yo llegara

Desde entonces ya estaban callados y quietos

No han dicho una palabra

Solo están allí tomados de la mano

Ella voltea de vez en cuando solo a verlo

Lo mira fijamente un momento

como si esperara que el voltease

Luego mira hacia el cielo

tan claro

tan azul

Es un cielo de mayo

Luego sesga los ojos

suspira profunda y serenamente

y de nuevo fija su vista en el lago

Él es distinto

Él no voltea nunca

solo permanece allí

Apenas y parece parpadear

y a veces aprieta la mano de la mujer

Como si quisiera decirle algo

Como si quisiera decir que aún sigue con ella

Parecen tan lejanos

tan soberbios

tan sinceros

tan míos

Los árboles en esta época son grisáceos

La tierra es árida

el vapor del agua desaparece antes de llegarte a la cara

Es fácil perder la esperanza en un día como este

Hoy no me acompañan ni mis sueños

Hoy no parece un buen día para emprender la marcha

No me siento seguro

No me siento fuerte

Es común que las personas visualicen hacía donde van

Yo, al contrario, no puedo

No he perdido el camino

Sé dónde esta

Pero me atemoriza no ver donde termina

Se ve tan remoto

tan hostil

tan irrelevante

tan mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada