viernes, 18 de junio de 2010

En realidad nunca terminamos o comenzamos nada.

Tú parecías tan ajena a mí...

eres tan ajena a mí.


Ya el tiempo a pasado.


El verano se interpone entre nosotros

y aumenta las distancias.

Los días se sienten acartonados;

las tardes pasan muy lentamente;

las noches son solo un lamento;

y las mañanas...

las mañanas solo quiero que terminen por acabar.


Me pregunto que será de ti el día de hoy?

acaso tus días serán tan amarillos como los míos?

será que aun recuerdas mí voz?


Creo que estoy terminando de enloquecer

Solo escuchar mis suspiros me provoca ganas de llorar

pero aun no aprendo como hacerlo.


Me estoy perdiendo.


Nunca te sentí completamente mía

y aun así

siento que te estoy perdiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada